Hacia una sanidad híbrida

Roberto Nuño, Director de O+berri (Instituto Vasco de Innovación Sanitaria) inaugura la actividad de nuestra desconferencia con una reflexión sobre el futuro de la sanidad y el papel que profesionales, ciudadanía e instituciones juegan en él.

Me gusta lo de sanidad híbrida. La hibridación es uno de los mecanismos de innovación más rico, aunque como sucede en la naturaleza muchos híbridos resultan estériles. Pero me sigue gustando esa idea de sanidad híbrida, mezclada, dispuesta a explorar y arriesgarse, lejos de los purismos que esclerotizan el debate sanitario, de los dogmáticos y de los “poseedores de la verdad y las esencias”.

Quisiera hablar de los profesionales clínicos que están hibridando su realidad en beneficio del paciente y en provecho propio, pero estoy seguro que en este blog no van a faltar testimonios de los protagonistas, más ricos que mi perspectiva ajena a la práctica clínica.

Por eso, asumo la perspectiva del paciente, que ya es un híbrido sanitario en la mayor parte de los casos. Bien es cierto que existe una brecha digital, y colectivos de edad avanzada y de renta baja permanecen al margen de las nuevas posibilidades tecnológicas (lo cual requiere estrategias activas para reducir esta desigualdad), pero el resto de la sociedad vivimos nuestra condición de pacientes o cuidadores con una dosis híbrida considerable. Ese espacio híbrido lo reconocen y lo están explorando algunos profesionales con mayor o menor fortuna, pero cabe afirmar que, en el campo de la salud, el futuro es híbrido.

Así, desde una perspectiva de innovación, en O+berri (Instituto Vasco de Innovación Sanitaria), tenemos una línea de trabajo llamada i3. Esa innovación “al cubo” es la que emerge en la intersección de la innovación organizativa, de la tecnológica y de la social. Y es netamente híbrida. El ámbito de la sanidad ha sido prolífico en definir niveles, fragmentar, departamentalizar, así como en definir lógicas de trabajo endogámicas y con visión parcial. Afortunadamente, también asistimos a progresos en materia de integración asistencial, en avances hacia una sanidad más centrada en las personas, en mejoras relevantes de calidad mediante un uso inteligente de las tecnologías.

Con la que está cayendo, es más necesario que nunca reinventar los modelos asistenciales vigentes, pero incluso ese esfuerzo puede ser insuficiente si no caminamos hacia escenarios de innovación social en el campo de la salud, que pasan por una mayor responsabilización ciudadana sobre la propia salud. En ese tránsito, el sector sanitario debe impulsar modelos de innovación abierta, participativos, con soporte tecnológico adecuado en los que la contribución del sector trascienda los entornos tradicionales y se desarrolle de forma exuberante en la comunidad.

Roberto Nuño Solinís

Director de O+berri

Anuncios

Un pensamiento en “Hacia una sanidad híbrida

  1. Pingback: Semana I en Sanidad Híbrida. | Sanidad Híbrida

Participa en el debate:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s