La comunicación en la sanidad híbrida.

El uso de twitter y de otras redes sociales está cambiando la manera de comunicarnos y de comunicar salud. Hoy Taite Cortés, responsable de comunicación en la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, nos cuenta su experiencia.

¿Híbrida yo? Toma dos tazas.

Llegó un punto en el que comencé a sentirme una más de la familia sanitaria andaluza (son ya seis años) y me notaba cómoda en la primera persona del plural cuando hablaba del SSPA. Y llegué a ese punto sin abandonar la primera persona del plural cuando me refería a la profesión, al periodismo, al oficio. Pensaba entonces, y hasta hace poco, que hasta ahí llegaba mi hibridez, hasta ese punto intermedio, tierra de nadie, donde me siento entre dos tierras sin dejar de ser del todo de ninguna. Pero hete aquí que no, que aún soy más híbrida si cabe y todo por descubrir y dejarme atrapar por un nuevo modo de comunicación e intercambio de información. O, quizás más que por un nuevo modo de comunicación, por nuevas herramientas que favorecen la comunicación y el intercambio de información con dimensiones inimaginables en otros tiempos.

Desde que descubrí que existía una blogosfera, una twitteresfera… tengo siempre el regusto de que recibo más de lo que aporto y no deja de parecerme injusto porque, al final, yo me enriquezco enormemente, con las aportaciones de todos, mientras que mi aportación se resume a una infinitésma parte. Y lo mejor es que parte de este aprendizaje, de este flujo que contabilizamos como inputs, nos está ayudando a intentar cambiar la manera de comunicarnos y de comunicar salud.

Estamos en ello, en beta permanente, aprendiendo cada día e incorporando nuevas ideas. Estamos en ello porque tenemos mucho que contar y vocación de contarlo, porque creemos en la comunicación como mejor herramienta para trasladar salud, prevención, promoción. Estamos en ello porque, frente a otras fuentes (en redes y en lo tradicional) nosotros contamos con información veraz, contrastada, relevante, y contamos con los profesionales por lo que podríamos entender que tenemos la obligación de hacerlo así, de explorar, de cambiar. Y hay iniciativas emprendidas desde la institución para la que trabajo que están buceando en este mundo y están desarrollando todo el potencial de la red.

En realidad, sólo se trata de poner a disposición de todos lo que sabemos, ayudados por herramientas novedosas que agilizan la acción, que permiten llegar a muchas más personas en sitios insospechados. ¡Sólo eso! Y se nos están rompiendo esquemas (el target es mucho más difuso, las barreras se rompen, lo bidireccional requiere otra actitud) pero resulta fascinante ampliar las vías de comunicación, multiplicar la amplificación. Y saber que, en cierto modo, también aportamos.

Pero, si realmente es importante para nosotros participar de las redes, es porque nos permite escuchar (quien dice escuchar, dice leer), no sólo por lo que nos llegue por el TL o por vías directas, sino explorando la blogosfera, atendiendo a los argumentos que exponen otras personas interesadas en salud, que nos alertan de posibles errores a subsanar, nos complementan información, contrarrestan ideas que nos habíamos conformado. Al final, también las híbridas al cuadrado tenemos que aprender cada día porque contribuye al rigor que nuestro trabajo conlleva y mejora la calidad de lo que hacemos.

Y el balance siempre arroja saldo negativo, en lo personal y en lo institucional, porque siempre recibimos más de lo que aportamos. La magia de lo colectivo es la suma de las partes, las contribuciones de todos hacen grande la herramienta, que no es más que una herramienta, vacía sin las personas. Por eso, a pesar de la desazón, sería presuntuoso pensar que se puede aportar tanto como recibir.

Anuncios

Un pensamiento en “La comunicación en la sanidad híbrida.

  1. Transcribo el párrafo dedicado a las TIC aplicadas a la Salud en un comunicado de este año del Banco Interamericano de Desarrollo:

    ■Salud: La aplicación de las TIC tiene un gran potencial para mejorar la atención, la efectividad y los resultados de los servicios de salud en la región. Sin embargo, su implementación a gran escala sería demasiado costosa e ineficaz. En la actualidad, una de las prioridades es poner en práctica proyectos piloto basados en las TIC para tratar enfermedades crónicas. La telemedicina se ha aplicado con relativo éxito y parece ser una intervención muy prometedora para reducir costos y mejorar la atención de pacientes en zonas remotas. La región también podría beneficiarse del uso de historiales médicos electrónicos. Pero los gestores de políticas deben combinar estas medidas con continuas reformas del sector salud para que cuente con suficientes recursos financieros y humanos y logre una adecuada cobertura.
    http://www.iadb.org/es/temas/tecnologia-de-informacion-y-comunicacion/tecnologia-de-informacion-y-comunicacion,1192.html?displaytype=Page

    Saludos, #freigosa

Participa en el debate:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s