El lifelong learning y el profesional híbrido.

La Sanidad Híbrida ha cambiado también la forma en la que aprendemos. Hoy, Chema Cepeda nos habla sobre el “Lifelong Learning” y el papel de los profesionales sanitarios en este nuevo escenario.

Hoy ya es evidente cómo las redes sociales están cambiando la sociedad en todos sus aspectos y los profesionales de la salud no estamos ajenos a este cambio.

Uno de los conceptos que más se está beneficiando de esta nueva forma de relacionarse y del conjunto de tecnologías que la soportan, es el de Lifelong Learning.

Definimos el Lifelong Learning, como el aprendizaje continuo que se produce a lo largo de toda la vida, escapando del modelo clásico en el que el aprendizaje se produce en momentos puntuales (infancia, adolescencia y universidad).

La sociedad está sufriendo una gran transformación. Estamos pasando de una sociedad industrial, en la que el aprendizaje se producía en momentos concretos y estaba orientado a producir trabajadores especializados en áreas concretas, a una revolución social que nos lleva hacia la sociedad del conocimiento.

En este nuevo tipo de sociedad dominado por las redes sociales, en el que la horizontalidad prima frente a la verticalidad, se está produciendo una redistribución de los roles profesionales. Esto hace que el aprendizaje no se concentre en instantes puntuales, sino que se expanda durante toda la vida y que abarque áreas muy diversas, menos especializadas.

El cambio social y el lifelong learning, está produciendo knowmadas del conocimiento. Personas con conocimientos en múltiples disciplinas que aplican el saber a sus campos de trabajo. Son flexibles, se adaptan al entorno y son capaces de trabajar en distintos contextos y con cualquier persona.

El lifelong learning es especialmente importante en las profesiones relacionadas directa o indirectamente con salud. Los constantes avances, la necesidad de investigar para mejorar la práctica basada en la evidencia, y la gran cantidad de información disponible en Internet, hace necesario que los profesionales adoptemos un modelo de aprendizaje continuo, convirtiéndose este en una característica importante del híbrido sanitario.

El híbrido sanitario está en continuo aprendizaje y a través de las redes sociales usa las herramientas para potenciar su conocimiento y mejorar su desarrollo profesional.

Desarrolla competencias en la adquisición, gestión de la información y pensamiento crítico. Usa distintos recursos para curar la información y la comparte en sus redes. Gestiona el conocimiento de forma eficiente y lo aplica en su profesión, compartiéndolo además con otros profesionales, de forma que aporta recursos a la inteligencia colectiva.

En el contexto del aprendizaje continuo, tiene especial importancia el aprendizaje informal a través de Comunidades de Práctica, en el que todos aprendemos de todos, todos aportamos conocimiento, se amplía la perspectiva y el aprendizaje fluye en todas direcciones.

Debemos de ser capaces de integrar estas nuevas competencias en nuestra práctica asistencial y adoptar el lifelong learning como forma natural de aprendizaje y de mejora continua de nuestra profesión.

Cuidadoras híbridas.

Mientras procesamos todo lo vivido durante estos días tanto en el blog como en el encuentro #hibridsanit en Twitter, seguimos presentando aportaciones que vamos recibiendo y que añaden nuevas perspectivas de este fenómeno al que hemos llamado sanidad híbrida.

Hace unos días, recibíamos en el apartado “Storytelling” este mensaje por parte de unas pioneras en utilizar el mundo virtual para la mejora de la salud de los ciudadanos: las cuidadoras.net.

Cuando hablamos de salud, hablamos de personas, de familias, de comunidad,…y hablamos de la capacidad para mantener su nivel de salud, bien por sí mismos, bien a través de otras personas: personas que cuidan de personas.

Si hablamos de sanidad híbrida, hablamos de profesionales híbridos, de pacientes híbridos, y de cuidadoras híbridas.

Desde hace 6 años, el proyecto “Innovación en Cuidados en la Sociedad del Conocimiento” ha sido la base para acercar internet a las cuidadoras, y la actitud 2.0
El resultado: la Red Social de Cuidadoras: http://cuidadoras.net , lugar de encuentro de cuidadoras, profesionales y personas interesadas en la innovación en cuidados.

Las cuidadoras, durante todo este proceso de incorporación a las redes virtuales, han aprendido a buscar, utilizar, reflexionar, seleccionar y compartir información, enriqueciéndose su labor como cuidadora, y aportando calidad al cuidado…tanto el de la persona a la que cuidan, como el suyo propio.

Aunque la frase esté ya muy escuchada, se ha abierto una gran ventana al mundo de los cuidados,..y las cuidadoras que forman parte de la red lo están sabiendo aprovechar.

Saludos desde Abla.

Liderazgo híbrido: cambiar la perspectiva.

Si hay un líder en el mundo virtual de la sanidad, ése es Miguel Ángel Mañez. Por eso, le hemos pedido que comparta con nosotros su visión sobre la contribución de las tecnologías de la información y la comunicación para la mejora de la gestión sanitaria.

El mundo de la gestión sanitaria es gris, al menos por ahora, y es una pena. Teniendo en cuenta que en España el sistema sanitario es público, que hasta hace pocos años nadie se planteaba que necesitaba de una gestión seria y que palabras como eficiencia eran casi parte de un chiste, hablar de gestionar la sanidad es algo nuevo. Sin embargo, en vez de abrazar los conceptos e ideas de la gestión empresarial como tal, la sanidad se decantó por la forma de dirigir y “administrar” la administración pública, priorizando la parte legal y burocrática sobre la parte de management, personas y procesos.

Lógicamente, la diferencia entre gestionar y liderar es abismal, y quizás sea un aspecto a reformar en el actual sistema sanitario. No necesitamos gestores (o al menos solo necesitamos unos pocos), lo que necesitamos son líderes, gente que sea capaz de cambiar el sistema desde dentro, con ideas claras, con una influencia no jerárquica y que sean capaces de unir los intereses profesionales con los de la propia organización. Un líder que ayude a recordar que la salud de la población es la base de todo.

Afortunadamente, surgen voces que piden un cambio radical también en la forma de gestionar y dirigir el sistema sanitario, y es el momento de hacerlo en dos direcciones: pasar de gestionar a liderar, y pasar del oscurantismo asociado a la gestión pública de siempre a un liderazgo abierto. ¿Y cuál es la receta para conseguirlo? La hibridez, es decir, saber unir las tecnologías de la información y la comunicación con un nuevo estilo de liderazgo, más social, más centrado en la conversación, en la innovación, en el aprendizaje continuo. Una vuelta más al concepto que acuñó Charlene Li en su libro Open Leadership.

La actual sanidad necesita mentes abiertas, que sepan incorporar nuevos valores, que aprovechen el poder de las personas que les rodean, que sepan comunicarse por cualquier canal y que asuman como propias las herramientas 2.0 que nos rodean día a día. El nuevo lider hibrido debe tratar con todos los profesionales, aprender a escuchar,
saber compartir, ser transparente en sus actos y tener conciencia plena de que la información y el conocimiento deben fluir y no quedarse estancados. Esa es la magia de la hibridez.

Poco a poco, los líderes empiezan a cambiar y a aceptar que en la sanidad deben adaptarse a nuevas realidades. Sin embargo, pocos son los que se dan cuenta que la web 2.0 puede ayudar en esta tarea y más en todo lo relacionado con la transparencia, la colaboración y la difusión de información. El nuevo líder sanitario debe aprender constantemente, y saber utilizar todas las herramientas posibles para dirigir la organizacion y para que los profesionales desarrollen al máximo sus competencias.

Y para acabar, una cualidad básica de los líderes hibridos: el no-miedo. La gestión basada en el miedo y en la obediencia debe hacerse más humana, que no más permisiva o blanda. Debemos encontrar un hueco para incluir en los cimientos del liderazgo conceptos como la innovación, el talento y el cambio constante, ya que sin esos elementos seguiremos viviendo en un entorno gris, el de la gestión sanitaria basada en la inercia.

Miguel Angel Máñez
http://saludconcosas.blogspot.com

desconferencia

Las comunidadades de práctica son híbridas.

Olga Navarro lidera una comunidad de práctica integrada por híbridos sanitarios que se reúnen en internet para compartir su conocimiento y aprender sobre muy los temas que la propia comunidad se va planteando. Eso es Tekuidamos 2.0: una red de intercambio, formación y colaboración entre profesionales sanitarios y personas no sanitarias interesadas.

Actualmente cuenta con más de 120 miembros, varias discusiones activas, un repositorio de tutoriales y videos formativos, blogs, canal podcast, enlaces, encuestas. Se complementa con sesiones en directo online cada martes a las 22 horas en Wiziq, sobre herramientas y actitudes 2.0. El acceso y la participación son gratuitas. 

Desde aquí os animamos a uniros a la comunidad en http://www.tekuidamos.ning.com/

Y ahora, dale al “play” para escuchar la visión de Olga sobre la Sanidad Híbrida:

somos de colores

http://www.ivoox.com/que-es-ser-hibrido-sanitario_md_873940_1.mp3″

El perfil de competencias del híbrido sanitario. 2ª parte.

Tras la introducción de ayer, ya estamos preparados para hablar sobre el perfil  competencial del híbrido sanitario. Rut Roncal, consciente de que “la verdad absoluta no existe“, comparte hoy con nosotros su visión sobre cómo es el profesional sanitario híbrido.

Cuando hablamos de perfil de competencias, ¿de qué estamos hablando?

Según la RAE, competencia (del latín competentia) es la “pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado”. Es decir, podemos definir las competencias como el conjunto integrado de conocimientos, destrezas, habilidades, aptitudes, rasgos de personalidad y motivaciones, innatas o subyacentes en una persona, que le predisponen para desempeñar con éxito, los requisitos y exigencias (competencias de actuación) de un puesto de trabajo, ocupación, cometido o papel en un contexto profesional dado.

En este caso y pensando en el contexto que rodea al profesional sanitario en la actualidad, podemos decir que se necesitan profesionales que posean las siguientes habilidades:

  • Comunicación: es importante adaptar el lenguaje, que sepamos transmitir y asegurar la comprensión, así como facilitar los medios para ello.

  • Desarrollo de personas: para conseguir que los colaboradores / compañer@s obtengan un alto grado de aprendizaje y progreso, proporcionándoles oportunidades y experiencias profesionales, en el ámbito de las competencias, las responsabilidades, objetivos…

  • Adaptación y flexibilidad: predisposición para adecuarse a situaciones nuevas o cambiantes, reaccionar positivamente, y aceptar, entender, o introducir nuevos puntos de vista cuando la situación lo precise.

  • Iniciativa: disposición para actuar de forma proactiva, poniendo en marcha acciones por cuenta propia, detectando y aprovechando oportunidades para mejorar los resultados.

  • Orientación al paciente / usuario: motivación para satisfacer las necesidades de nuestros usuarios (tanto en cuanto a diagnóstico, tratamiento, atención, seguimiento, apoyo, etc.) tratando de conocer su realidad, para siempre que sea posible anticiparnos a las demandas y utilizar los medios más adecuados para ello.

  • Capacidad de aprendizaje: motivación y capacidad por y para asimilar rápidamente conceptos, ideas y experiencias e integrándolos en nuestro modus operandi. Supone curiosidad por saber sobre temas nuevos y utilizar estrategias para ampliar el conocimiento.

  • Autocontrol y estabilidad emocional: siendo capaces de dominar las emociones, mostrando empatía y relacionándonos con asertividad, es decir, con confianza, firmeza, educación y respeto para con su entorno (usuarios/pacientes y todas las personas con las que interaccione)

Además, sería recomendable tener un conocimiento del entorno, entendido por la capacidad para entender la organización sanitaria en sus principales elementos y las relaciones de funcionamiento, puesto que para ofrecer un servicio integral, todos nos hemos de ver dentro del sistema. No puede ser que sigamos rivalizando entre atención primaria vs. especialidad / hospitalización, gestión económica vs. asistencial, centro público vs. centro concertado vs. centro privado, sanidad vs. farmacéuticas,…

Si todos ponemos nuestro granito de arena, será más fácil convertirnos en montaña. Si sólo vemos un granito de arena y nos separamos de los demás, seguiremos siendo un granito sin poder ser nada más.

Ese es nuestro desafío: ser capaces de adaptarnos a las nuevas circunstancias poniendo lo mejor de nosotros mismos, aprovechando lo que las nuevas tecnologías nos ofrecen para una mejor optimización de nuestro tiempo y de los recursos sin olvidar la realidad que nos rodea.

Quizás deberíamos incluir en nuestro vocabulario un nuevo concepto de policompetencia, que sería nuestra capacidad híbrida o nuestra habilidad de aprovechar las TIC en el desarrollo de las funciones básicas del puesto, conectando con el resto de competencias necesarias como profesionales sanitarios del hoy, puesto que el futuro es aprovechar al máximo nuestro presente.

El perfil de competencias del híbrido sanitario. 1ªparte.

Durante estos días estamos intentando descubrir cómo es el profesional sanitario híbrido. Ya hemos visto que se requieren unas ciertas competencias digitales. Pero la sanidad híbrida no es sólo tecnología. Hace falta algo más.

Para ayudarnos a desentrañar ese “algo más“, Rut Roncal, consutora senior en Tea Cegos, dedica dos posts a describir la evolución que han experimentado los profesionales sanitarios para adaptarse al nuevo entorno en el que se han visto envueltos y a describir el perfil de competencias del híbrido sanitario.

Lo que ahora exponemos como sanidad híbrida es algo que se ha ido fraguando en el entorno sanitario desde hace tiempo. De hecho, hay una serie de elementos que han intervenido de una u otra manera en la modelización del personal sanitario, tanto asistencial (médic@s, enfermer@s, fisioterapeutas, psicólog@s, etc.) como no asistencial (admisión, documentación, personal de apoyo, etc.):

  • los nuevos modelos de gestión sanitaria,
  • la optimización de los procesos y la estandarización de protocolos (en atención primaria y especializada),
  • los desarrollos en investigación,
  • la educación del ciudadano en prevención y adhesión a las recomendaciones y/o tratamientos, etc..
  • las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs): redes sociales, web 2.0,
  • los pacientes y familiares cada vez más informados (o desinformados gracias al “Dr. Google”)…

Ahora bien, ¿estos factores han cambiado la misión de estos profesionales o simplemente éstos han tenido que evolucionar para adaptarse a las nuevas circunstancias? (a fin de cuentas, seguimos teniendo que atender pacientes, promocionar la salud y prevenir la enfermedad en la población y asegurar el mismo nivel de atención independientemente del centro al que acuda el paciente).

Desde hace años, los profesionales que nos encargamos de seleccionar personal para los nuevos centros tenemos presentes una serie de valores a la hora de evaluar las candidaturas, puesto que se requieren personas:

  1. con vocación, con motivación por realizar un buen trabajo.

  2. con orientación no sólo al paciente/usuario sino también al entorno que le rodea (si partimos de la prevención hemos de considerar que no sólo hay pacientes, sino usuarios a los que atender)

  3. con espíritu investigador (la participación en investigaciones y estudios no ha de ser sólo curricular, sino ha de venir por una inquietud sincera de mejorar su conocimiento y el de toda la sociedad sanitaria)

  4. con espíritu docente, teniendo en cuenta la docencia como el hecho de compartir conocimientos y experiencias con sus compañer@s, colaborador@s y demás personal del centro (las sesiones clínicas no han de formar sólo parte de una agenda o un currículum, sino que deben tener una finalidad concreta)

  5. con mentalidad de equipo (no podemos generar ni individualismos ni colectivismos que no nos llevan a ningún camino de éxito… no olvidemos que la fortaleza de una cadena la determina el eslabón más débil…)

Evidentemente, tenemos una serie de recursos que debemos conocer y que nos pueden hacer más fácil el poner en práctica estos valores en el día a día con los usuarios.

  • La historia clínica informatizada (los expedientes de los usuarios informatizados permiten el control y la trazabilidad de su historial clínico, por lo que es muy importante que nos hagamos responsables de su cumplimentación)

  • Las redes sociales como twitter, Facebook y Linkedin, permiten contacto directo tanto con otros profesionales sanitarios como con pacientes y/o usuarios. Pueden usarse de forma bidireccional, tanto para buscar información/ consejo/ asesoramiento como para facilitarla.

  • Skype, Messenger, Facetime… permiten una atención domiciliaria sin salir de la consulta (incluso atender de forma “virtual” una duda sin necesidad de desplazamiento) y/o una interconsulta sin salir del centro con otros profesionales.

  • Blogger, WordPress… permiten crear un blog sin demasiada dificultad para asesorar a pacientes y/o usuarios, empoderándolos y/o haciéndoles corresponsables de su salud y facilitándoles información validada y con criterio, evitando que tengan que buscarla por la red sin un asesoramiento previo adecuado para cada caso y para cada paciente/ usuario.

Ahora que somos conscientes de todo esto, podemos entrar a analizar el perfil de competencias del híbrido sanitario. Pero eso, será mañana.

Ezagutza: un paseo por la nube de La Comarca (Bilbao).

En Comarca Bilbao (Osakidetza) saben que el conocimiento no se gestiona. Y es que no gestionamos directamente la producción de conocimiento. Gestionamos contenidos (objetos digitales) y comunidades (relaciones; redes sociales) y es su interacción la que produce conocimiento (y nuevos contenidos).

Rafa Olalde, médico de atención primaria híbrido, nos habla sobre Ezagutza,  la plataforma de gestión del conocimiento puesta en marcha en esta comarca, sobre su origen, evolución y los retos de futuro a los que se enfrenta.

Érase una vez…

Sí, os voy a contar un cuento. Un cuento de cómo una comunicad 1.0 se transformó en una híbrida 2.0. Pero vayamos por partes

Existía un país (multicolor) llamado La Comarca (Bilbao) donde habitaban unos seres, los osakipitufos, que se dedicaban a elaborar unas mermeladas que reparaban las heridas, recuperaban el ánimo y entonaban los cuerpos y los espíritus.

Sus habitantes estaban distribuidos por todo el país y aunque todos estaban implicados en la elaboración de la mermelada nacional, los había de distintos perfiles y colores y se encargaban de distintas tareas, todas ellas enfocadas a la mejor gloria de la mermelada nacional: Había osakipitufomédicos, osakipitufoenfermeras, osakipitufoadmistrativos, osakipitufofarmaceúticos, osakipitufomatronas etc.

Aunque los pitufos eran de buen talante y no rehuían la conversación, la verdad es que su dispersión por la Comarca dificultaban los encuentros y las conversaciones entre los y las osakipitufas.

Un buen día recibieron la visita de unos representantes de un país vecino, EFQMlandia., país de hombres sabios que siempre que visitaban la Comarca les dejaban un buen paquete de consejos y recomendaciones para la mejor gestión del reino.

Una de las cosas que le dijeron al osakipitufogerente era que observaban que los osakipitufos acumulaban una gran cantidad de conocimiento en cada uno de ellos pero que echaban en falta un “invento” que permitiera que su sabiduría superara los límites de cada osakipitufo así como de cada unidad de la Comarca y que les permitiera mantener una conversación entre ellos sin tener que quedar en día y hora fija lo que suponía un engorro y una dificultad insuperable.

Se reunió a unos cuantos osakipitufopensadores y tras un embarazo intelectual, parieron una propuesta: Se construyó una gran hoguera, en lo alto de la colina que domina el valle, que formó una gran nube (EZAGUTZA) (cáptese en este momento la sutil correlación entre la nube del cuento y el cloud de internet) que descendió a modo de niebla sobre toda la Comarca.

Esta nube tenía sus peculiaridades: Fue dispuesta para que sobrevolara a escasos centímetros de las cabezas de los osakipitufos de forma que con sólo estirar el cuello ya estaban inmersos en la nube tanto si estaban ocupados en labores productivas de la mermelada como si estaban en sus ratos de ocio o en sus hogares. (Accesibilidad) Todos los osakipitufos sin distinción podían asomarse a la nube (Integración) y ello permitía mantener una conversación de todos con todos de una forma sencilla, sin tener que estar presentes al mismo tiempo (Participación multidireccional y asincronía). Cierto es que los intereses y los temas de conversación de los distintos osakipitufos eran distintos por lo que de forma natural se fueron creando unos corrillos virtuales con diferentes contenidos donde los osakipitufos participan de forma activa o sólo escuchan en función de las circunstancias (Áreas de interés). Muy divertido es saltar de corrillo en corrillo y ver de lo que hablan o cotillean en cada uno de ellos ya que no está vetada a nadie la participación o la opinión. Miento, hay unos osakipitufos que no pueden participar y son los osakipitufojefes lo que unido a que no hay ningún tipo de censura previa permite a los habitantes de la Comarca mantener conversaciones relajadas en torno a las mermeladas en general y algún otro sucedáneo en particular (Sin censura previa y relación horizontal)

Algunos expertos en nubes la calificaron como la cuadratura del círculo ya que reunía a la vez las ventajas de las nube-blog, las nube-foro, las nube-web y las nube-wiki

La vida de la Comarca desde que se dotó de la nube cambió radicalmente ya que los osakipitufos, mas acostumbrados a la interacción personal y a la charleta en la cafetería, descubrieron que la nube les abría una forma nueva de poder mantener una conversación, y que además podían adjuntar sesudos documentos para afianzar sus propuestas o argumentos, y que se facilitaban otros lugares de otras nubes donde también había cosas interesantes y que con el paso del tiempo la información que se iba recogiendo en la nube era de gran ayuda a la hora de tomar decisiones para la correcta elaboración de las mermeladas.

Sin saberlo se habían convertido en unos osakipitufos híbridos y al notar su nueva condición les pareció lo mas normal del mundo trasladar, o mejor ampliar la nube hasta una región limítrofe llamado Hospital Basurto y plantearse unas conversaciones con los habitantes de ese lugar que a pesar de no ser osakipitufos, demostraron interés en eso de compartir conversaciones sobre temas comunes. (Las Sesiones Compartidas)

Un buen día, unos osakipitufopensadores se plantearon una cuestión: Es evidente que en estas conversaciones que se producen en la nube se insinúan, se atisban, cuando no se expresan de forma explícita, unas ideas estupendas que pueden mejorar la elaboración de nuestras mermeladas así como el funcionamiento de nuestra Comarca y crearon otra nube dentro de la nube a la que llamaron HOBE4+. A ella invitaron no solo a los osakipitufos de la Comarca Bilbao sino a todos los osakipitufos de las Comarcas vecinas que conforman Bizkailand.

La noticia de la nube superó las fronteras de la Comarca y llegó a un hada que mandaba mucho, el Hada Trini, que habitaba en la montaña del Ministerio de Sanidad, que conocedora de su existencia y su forma de funcionar decidió reconocer su valía otorgándole la distinción de “Premio a la Transparencia”. (Los premios a la Transparencia se conceden a aquellas iniciativas relevantes que mejoren la calidad de los sistemas de información sanitaria o de comunicación entre instituciones, pacientes y profesionales)

También llegó la noticia a otras tierras lejanas como el país de Alicante, donde un osakipitufo, porque aunque no lo es para nosotros es como si lo fuera, conocido por osakipitufomayez que se interesó por ella y tenemos la suerte de que le gusta y la menciona en sus muchas presentaciones. Otro tanto sucedió con otro conocido osakipitufo adoptivo, osakipitufosalvadorcasado.

Hoy la vida de los osakipitufos de la Comarca no se concibe sin la nube. Como todo invento ha ido creciendo, mejorando sus propias propuestas, teniendo crisis de crecimiento, ha cambiado de traje y de look. En definitiva, está viva

En toda esta historia con final feliz solo hay un pequeño pero que como osakipitufopensador me tiene un poco apenado. En un momento dado los osakipitufos se plantearon extender una nube para poder charlar con los destinatarios de las mermeladas. Diseñaron una nueva nube. Las cosas iban bien pero los convenios internacionales entre los distintos países aconsejaros que no era el momento. Pero no pierdo la esperanza. En el fondo soy un osakipitufooptimista

Rafael Olalde (un osakipitufopensador híbrido hasta las cachas)

¿Qué se necesita para ser un híbrido sanitario? Competencias digitales.

Hablamos con frecuencia de la “brecha digital” como el gran obstáculo para el avance a mayor velocidad de la sanidad híbrida. Muchos profesionales carecen aún de los los conocimientos necesarios para utilizar de manera segura las tecnologías de la sociedad de la información.

Para descubrir concretamente qué conocimientos, habilidades y actitudes necesitan desarrollar los profesionales para convertirse en híbridos sanitarios, hemos pedido a David Alarcón, un enfermero que nos suele hablar sobre práctica avanzada desde su blog, que nos ilustre sobre este tema. Podéis leer la entrada completa aquí

He de reconocer que yo me considero un iniciado, un neófito, en la web 2.0 ya que empecé a participar en ella hace algo menos de un año y que hasta ahora nunca había oído hablar del término híbrido sanitario, por lo que, me parece interesante, que estableciéramos una definición de lo que entendemos cómo híbrido sanitario.

En mi opinión, los híbridos sanitarios son todos aquellos profesionales que trabajan y desarrollan su práctica profesional en un entorno de salud, que poseen los conocimientos, experiencia y experticia, competencias y destrezas que les capacitan para prestar una atención de salud de calidad y que además disponen de las e-competencias o competencias digitales, que les permiten alcanzar los objetivos de mejora de la calidad de la atención en el proceso de salud-enfermedad.

Entre los conocimientos habilidades y actitudes que yo considero más importantes, dentro de las e-competencias que deben tener los híbridos sanitarios, se encuentran las siguientes:

1. Crear y gestionar adecuadamente nuestra identidad y reputación digital, a través del establecimiento de conversaciones sinceras, honestas y transparentes. Además, deben contar con la habilidad de crear, editar y compartir los conocimientos e información útil en materia de salud. Este último factor contribuye a la viralidad, es decir; a la transmisión o socialización de los contenidos.

2. Usar y manejar las herramientas de las TICs en la web 2.0. Esto nos permite la gestión de nuestro propio aprendizaje y nos ayuda a establecer canales de comunicación que nos permiten capturar, generar y compartir conocimientos y saberes a través del crowdwsourcing y la inteligencia colectiva. Todo ello, contribuye a la alcanzar la excelencia en los cuidados y servicios de salud que prestamos a la sociedad.

3. Aprender en red: se necesitan conocimientos y habilidades para convertirse en moderadores informales (e-moderadores). Esto es; para ser iniciadores y dinamizadores de las conversaciones que se dan en las comunidades de práctica y otros entornos de aprendizaje colaborativo como, por ejemplo, los Personal Work Learning Environment Network (entorno de trabajo personales y en Red), redes sociales, microbloggins, blogs, wikis de la web social 2.0… todos ellos, generadores de conocimientos y saberes que contribuyen a la mejora.

4. Dinamizar y liderar comunidades: se require la capacidad para motivar a los agentes proactivos en materia de salud (prescriptores de contenidos, crosumers, e-pacientes, familiares, cuidadores, comunidades, colectivos, profesionales, organizaciones…) a participar en las conversaciones que se producen y se generan en la web social 2.0. Ello nos permitirá identificar sus necesidades de información y, así, poder adaptar los servicios que prestamos los proveedores de salud a las mismas.

5. Gestionar la información: ser capaces de realizar una gerencia adecuada de la forma más rápida y eficiente de la gran cantidad de información que se encuentra en la web 2.0 discriminando la información útil y relevante. Este proceso debe basarse en:

a) buscar la información, mediante el uso de herramientas de las TIC’s como por ejemplo, motores de búsqueda que indexan contenidos,

b) monitorizar y leer la información que nos llega mediante servicios de alertas y suscripción a contenidos mediante agregadores y lectores de Feed (lectores RSS como Google Reader),

c) guardar la información que consideremos relevante en la nube (cloud computing). Por ejemplo, guardar documentos en formato pdf, fotos, videos, presentaciones en discos duros virtuales mediante aplicaciones o plataformas web como Dropbox o clasificar y etiquetar y guardar URL (bookmarks) mediante la aplicación web y red social Delicious.

6. Interactuar con el hardware (dispositivos móviles como pda´s, smartphones, tablets pc, ordenadores portátiles y netbooks, pc de sobremesa…) y el software (aplicaciones, plataformas y herramientas web, apps,…) como, por ejemplo, programas de gestión clínica o de historias de pacientes, que permiten optimizar los tiempos empleados en la realización de las tareas, consecución de los objetivos, estandarizar y normativizar los procedimientos y cuidados y disminuir los errores.

7. … ¿qué otras competencias digitales añadiríais a la lista?

Necesidad de Internet en la consulta ¿alguien lo duda?

Los híbridos sanitarios necesitan conectarse a la red en el momento que sienten necesidad de ello, ya sea para comunicarse con otras personas, compartir su último descubrimiento o recabar la información que necesitan. Por eso, les resulta un verdadero incordio tener limitado el acceso a internet en sus puestos de trabajo.

Pedimos a Idoia Alcorta y Rafa Rotaeche, médicos de familia en Osakidetza y autores de un interesante artículo sobre el uso de la web 2.0 para la gestión de la información y trabajo coordinado entre profesionales sanitarios, su visión sobre esta situación.

Cuesta, cuando lo lees, saber a qué se refiere esto del “Híbrido sanitario”. ¿Nosotros somos eso? Después cuando echas un vistazo al blog SanidadHibriday llegas hasta el HybridDays lo comprendes algo mejor. En definitiva, no es nada más que la utilización por todos nosotros, mortales analógicos, de las herramientas que nos permiten vivir y, sobre todo, compartir en lo virtual.

Esto nos abre un mundo de posibilidades de trabajo en común y aprendizaje. Claro que previamente en el “mundo real” tendremos que sentir que necesitamos compartir y aprender. ¿El uso de las “nuevas herramientas” nos transformará en sanitarios “ideales o perfectos”? Pues no, porque sólo (¿sólo?) son, como hemos dicho, herramientas. Podremos mejorar si las usamos de forma adecuada. Lo que sí es seguro es que han venido para quedarse y que ignorarlas o prohibir su uso será…¿cómo es aquello de la avestruz que esconde la cabeza?

Por eso una aclaración previa, pensamos que nadie en su sano juicio puede discutir la necesidad de que deba existir acceso a Internet en los ordenadores de los profesionales sanitarios y no sanitarios de nuestro sistema de salud. Nosotros lo que reinvidicamos es un acceso libre y sin restricciones a Internet. Resulta paradójico, por no decir “kafkiano”, que las mismas organizaciones que tienen presencia institucional en Facebook o Twitter no permitan su consulta a sus propios trabajadores (¿?). Es lo que nosotros llamamos el “Barniz 2.0” tan de moda en el mundo sanitario.

 Bueno, a nosotros nos han encargado que os contemos nuestro punto de vista sobre las “Necesidades de Internet en la consulta”. Por eso intentaremos explicaros con un ejemplo práctico por qué estas herramientas,algunas de ellas prohibidas en algunas autonomías, pueden facilitarnos algunas tareas. Allá vamos.

En la nueva OSI Alto Volga (puestos a ser modernos…) la dirección ha decidido que se tiene que hacer un nuevo protocolo para coordinar el diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia cardiaca. Así que, manos a la obra, os juntáis un par de médicos y una enfermera de atención primaria con una enfermera y una cardióloga del hospital. Ya sabemos lo difícil que es coordinar las agendas de todos y está claro que cuantas menos reuniones presenciales haya que hacer, mejor que mejor. Por eso decidís utilizar las herramientas virtuales que tenéis disponibles desde cualquier lugar con acceso a Internet.

Para empezar creáis un GoogleGroups que os facilitará tener una dirección de correo de todo el grupo y que mantiene los correos ordenados por temas. Decidís utilizar Connotea, creando un grupo, para tener archivadas las páginas web o artículos que cada uno encuentre durante su búsqueda del tema. En poco tiempo seguro que tenéis un montón de artículos e informes en pdf o culaquier otro formato. No parece muy práctico mandarlos como adjuntos a través del correo electrónico y seguro que alguno los borra y se olvida de guardarlo en su disco duro. Dropboxos soluciona el problema pues funciona como un disco duro virtual (gratis hasta 2 GB) con opción de compartirlo con todo el grupo.

Para tener guardada y accesible la información del proyecto hacéis un GoogleSite, algo parecido a una página web. Aquí podréis compartir por ejemplo mediante un enlace a Google Groups, el plan de trabajo o las actas de las reuniones que celebréis y también os permite guardar la información que tras haberla filtrado consideréis definitiva. Llegado a este punto ya estáis listos para empezar a redactar el informe utilizando GoogleDocs que os permitirá sin la creación de múltiples versiones, trabajar a todos sobre un mismo documento visualizando los sucesivos cambios. Incluso podemos trabajar de manera síncrona con la ayuda de un chat que facilita el intercambio de información entre los redactores. En Google Site pondréis un acceso a este documento también. Cuando el documento está concluido lo descargáis en formato pdf para enviarlo. Antes de darlo por finalizado, lo colgáis como borrador en la página de vuestra organización en un lugar donde es posible recibir sugrencias.

Para la fase de implementación elaboráis un presentación con diapositivas y un corto video que presenta el protocolo y lo subís a YouTube o Slideshare para después incrustarlo en vuestra web.

¿Cómo lo véis? ¿Ciencia ficción para alguien? Todo esto que aparece en el ejemplo es posible hacerlo ahora mismo de manera sencilla y gratuita y creemos que por si solo justifica la necesidad de Internet en la consulta.

Híbridos sanitarios, ¿lo cualo?

Durante estos días pretendemos conocer mejor al híbrido sanitario, saber cómo es, por qué y para qué se conectan al mundo virtual y qué beneficio obtienen de ello en el mundo físico.

Hoy, Antonio Jesús y Serafín, enfermeros y dúo responsable de ese espacio de reflexión sobre salud llamado Cuidando.es, nos hablan sobre su vida como híbridos sanitarios.

Parece que antes de atrevernos a hablar de los “híbridos sanitarios” debemos pensar en que es eso de un híbrido sanitario. Lo han definido como profesionales relacionados con la salud que utilizan las posibilidades del mundo digital para potenciar el mundo físico. Esta experiencia obtenida de la mezcla entre lo real y lo virtual es aprovechada para mejorar su práctica clínica.

Así, vamos a contar nuestra experiencia como híbridos sanitarios contestando a algunas preguntas:

¿En qué ocupáis vuestro tiempo?

AJ: lo primero es lo primero, ahora mismo el tiempo se usa en primer lugar en preparar las clases e investigar (esto es inexcusable) y luego a medio camino entre lo profesional y lo personal se dedica a ver qué nuevos recursos o información nos ofrecen las distintas aplicaciones virtuales.

S: muchas cosas, quizás demasiadas, pero la clave está en priorizar y organizarnos un poquito. No podemos permitir que lo urgente quite tiempo a lo importante.

¿Qué aporta lo virtual a la práctica clínica?

AJ: Creo que dos cosas, una sería la actualización de los conocimientos que ya poseo y otra sería la incorporación de nuevo conocimiento.

S: Acceso y difusión al conocimiento, inmediatez, horizontalidad… ahora puedes tener una duda y consultarla en tu teléfono móvil y sobre la marcha aplicar o recomendar una determinada práctica. En este sentido las herramientas 2.0 constituyen un gran avance.

¿Cómo se relaciona con los demás?

AJ: Principalmente por el medio más veloz: twitter, aunque también trabajo mucho con correo electrónico, comunidades de práctica (tekuidamos, cuando puedo) y seguido pero ya muy de lejos, por facebook.

S: Actualmente utilizo varias formas, desde las virtuales (Twitter, Facebook, correo electrónico, etc) hasta la mejor aplicación 2.0 que se ha inventado nunca: la desvirtualización, con un sistema operativo genial, que casi nunca falla!

¿Qué herramientas maneja?

AJ: Principalmente sindicación de contenidos, twitter, navegadores de internet y redes sociales (facebook principalmente pero no la única).

S: En realidad, con todo el abanico de posibilidades que existen hoy día, creo que utilizo muy pocas, pero las que realmente me hacen faltan. Muchas de estas herramientas son complementarias y cada uno debe seleccionar aquella que le pueda dar un mejor resultado para lo que pretende conseguir.

¿Qué le motiva a conectarse al mundo sanitario virtual?

AJ y S: Sin duda la riqueza de ideas y perspectivas. Es tremendamente interesante ver qué cosas reflexionan, nos cuentan y comparten personas a las que consideramos referentes en salud. También debemos decir, al igual que antes, que es una manera de estar actualizado y de incorporar conocimientos que consideras interesantes o relevantes para tu trabajo diario. Además, hemos podido establecer ciertos vínculos profesionales y personales con muchas personas, y esto último también es bastante interesante.

¿Qué conocimientos, habilidades y actitudes hay que tener para ser un verdadero híbrido sanitario?

AJ: Sin duda alguna tener un interés personal y profesional acerca de tu trabajo y las derivadas del dospuntocerismo: compartir, ofrecer, regalar, recibir, aumentar, visibilizar, construir, ayudar, desarrollar un espíritu crítico, etc. Realmente teniendo varias de estas actitudes los conocimientos y habilidades casi que se caen por su propio peso

S: Básicamente, ganas de aprender, una “miajita” de conocimientos sobre informática e internet y una actitud dirigida al aprendizaje, participación y colaboración… ah! y una cosa más, creer que hay cosas que pueden cambiarse aún siendo conscientes de las dificultades que puedan presentarse.

Serafín Fernández Salazar y Antonio Jesús Ramos Morcillo, autores de http://www.cuidando.es.